Calentamiento global y glaciares

La construcción de muros en el fondo marino puede convertirse en la próxima frontera de la ciencia del clima, ya que los ingenieros buscan nuevas formas de frenar las subidas del nivel del mar que se prevé que resulten del calentamiento global. Al erigir barreras de roca y arena, los investigadores creen que podrían detener el deslizamiento de los glaciares submarinos a medida que se desintegran en las profundidades. Sería un esfuerzo drástico, pero podría ganar algo de tiempo si el cambio climático se afianza, según un nuevo artículo publicado el jueves en la revista Cryosphere, de la Unión Europea de Geociencias.

Aunque la noción puede sonar inverosímil, el diseño sería relativamente sencillo. “Estamos imaginando estructuras muy simples, simplemente montones de grava o arena en el fondo del océano”, dijo Michael Wolovick, investigador del departamento de geociencias de la Universidad de Princeton en Estados Unidos, quien describió los planes como “dentro del orden de magnitud de los logros humanos plausibles”.

Un futuro negro avanza sin piedad

Las estructuras no sólo estarían destinadas a frenar el derretimiento de los glaciares, sino a impedir que las aguas más cálidas lleguen a las bases de los glaciares bajo el mar. Los científicos están llevando a cabo nuevas investigaciones que muestran cómo los efectos del agua más caliente en todo el mundo, a medida que se calientan los océanos, pueden ser la principal causa del derretimiento submarino de los glaciares.

Wolovick y sus colegas investigadores utilizaron modelos computarizados para comprobar los posibles impactos de las estructuras que creen que serían necesarias, tomando como punto de partida el glaciar Thwaites en la Antártida, que a 80-100 km es uno de los glaciares más anchos del mundo.

Encontraron que la creación de una estructura de columnas aisladas o montículos en el fondo marino, cada uno de unos 300 metros de altura, requeriría entre 0,1 y 1,5 kilómetros cúbicos de material agregado. Esto haría que este proyecto fuera similar a la cantidad de material excavado para formar las Islas Palmera de Dubai, que requería 0,3 km cúbicos de arena y roca, o el canal de Suez, que requería la excavación de aproximadamente un km cúbico.

La construcción de una estructura de este tipo tendría un 30% de probabilidad de prevenir un colapso desbocado de la capa de hielo antártica occidental, según los modelos.

Usando diseños más complejos que serían más difíciles de lograr en las duras condiciones del fondo marino en las regiones polares del sur, se podría construir un pequeño muro submarino, el cual, según sus cálculos, tendría un 70% de posibilidades de lograr bloquear la mitad del agua caliente para que no llegue a la plataforma de hielo.

Autor entrada: admin