¿Cómo elegir el mejor colchón para cuna?

Cuando se trata de un bebé, la cuna es uno de los accesorios más importantes a tomar en consideración en vista de que este duerme muchas horas al día y se encuentra en la fase más importante de su proceso de desarrollo.

Por esta razón, no se debe tomar a la ligera la elección del colchón cuna que este vaya a usar, porque de esto depende que el pequeño sienta protección, comodidad y bienestar mientras descansa.

¿Hay que saber elegir un colchón para cuna?

Sí, porque se trata de uno de los accesorios primordiales en la vida de los bebés. De esta forma, los padres deben saber elegir el colchón ideal para que sus pequeños puedan descansar formidablemente y no se vean expuestos a sufrir de algún trastorno del sueño o cualquier otro padecimiento que en algunas ocasiones pueda afectarlos de forma irreversible en esta etapa de crecimiento tan importante para los seres humanos.

Aspectos tomar en cuenta al comprar un colchón para cuna

1.- Es recomendable que el colchón sea firme y no ceda ante el peso del cuerpo del bebé, incluso en los casos en los que este se ponga de pie o camine en la cuna. Esto evitará que el pequeño pueda sufrir de alguna malformación en el desarrollo de su columna vertebral o de plagiocefalia, es decir, una alteración o deformación durante el desarrollo de la cabeza.

2.- El colchón debe ser transpirable para que pueda regular la temperatura, por lo que se recomienda que este tenga un acolchado elaborado con fibra textil y tenga un sistema de ventilación seguro para evitar que la sensación de calor pueda incomodar al bebé o que este sufra de muerte súbita del lactante o bronco-aspiraciones por reflujos.

3.- Se recomienda que el colchón sea hipoalergénico para que pueda proteger al bebé del asma o alguna enfermedad en la piel. Asimismo, este debe poseer una barra de protección higiénica contra los hongos, ácaros y otras bacterias que pueden afectar la salud de este pequeño.

4.- Se debe medir el tamaño de la cuna y tomar en consideración que el colchón debe cubrir totalmente el somier para evitar que las piernas y los brazos del bebé puedan quedar atrapados entre los espacios que existen entre el colchón y la cuna, siendo ideal para esto que no haya más de 4 centímetros de espacio entre estos.

Del mismo modo, es recomendable que el colchón tenga aproximadamente entre 12 y 15 centímetros de grosor para que resista el peso del bebé. Además, se debe evitar que este tenga más de 15 centímetros de altura porque al crecer los bebés pueden tener un penoso accidente si se salen de la cuna.

Autor entrada: admin